Sudáfrica en familia, una experiencia salvaje inolvidable

Categorías Africa, Sudáfrica, Viajes

Ya sabéis que somos unos enamorados de África. Des de que pisamos este continente por primera vez, hace ya más de 10 años, siempre estamos deseando volver. África te atrapa, es imposible resistirse a sus encantos y eso hace que estemos condenados a volver eternamente…

Ya habíamos hecho safaris anteriormente y estábamos deseando repetir con el peque. El año pasado estuvimos en Chitwan en Nepal y fue un pequeño entrante para lo que sería un safari de verdad en la sabana africana.

Sudafrica con niños

Finalmente, elegimos SUDÁFRICA como destino y empezamos a organizar todo el viaje. Nos centramos principalmente en los animales así que en las ciudades ni hemos entrado. 

Sudáfrica es el país más ‘europeizado’ del continente africano, no tiene la esencia que puede tener Uganda o Tanzania. Por contra, tiene una infraestructura de la que no gozan la gran mayoría de países vecinos, algo que facilita muchísimo poder recorrerlo por libre con tu propio coche sin necesidad de contratar un guía o un viaje organizado. 

En cuanto a la seguridad, no hemos tenido ninguna incidencia ni ninguna sensación de inseguridad, pero sí que es verdad, que las diferencias sociales son palpables y que todas las viviendas están encarceladas, todas tienen rejas por todos lados y carteles de conectado a la policía.

Sudafrica con niños

Preparativos

Alojamiento

En cuanto a organización, lo primero que tenéis que mirar, incluso antes que el vuelo, es el alojamiento en el Kruger, en el parque hay reservas privadas sólo al alcance de unos pocos bolsillos en los que la noche alcanza los 1.000 € por persona o más y, luego están los campamentos del gobierno.

Todos se gestionan a través de su web sanparks.org y son limitados, así que conviene elegir en cuales queréis dormir y mirarlo mínimo con 6 meses de antelación. Es importante, no es lo mismo dormir dentro que dormir fuera del parque, los horarios para conducir dentro del parque marcan las horas a las que puedes salir del campamento y son horas clave en la observación de los animales.

Además, dormir dentro también te da la posibilidad de contratar los game drives que se ofrecen en todos los alojamientos y que te permiten observar a la fauna en horas en que no se puede conducir tu propio coche como las 5 de la mañana o las 8 de la tarde.

sudafrica con niños

Para nosotros los mejores camps han sido Lower Sabie, Satara y Skukuza, hemos dormido 2 noches en cada uno de ellos y tanto por el camp en sí, como por la ubicación, si volviéramos, repetiríamos en los mismos.

Lower Sabie tiene una terraza sobre el río que es pura magia. Skukuza también tiene terraza sobre el río y con parque infantil al lado. Ideal si vais con peques. Y Satara no es espectacular como los demás, pero la zona es felina felina y eso le da un plus que lo pone a la altura de los demás.

sudafrica con niños

En cuanto al alojamiento en sí, básicamente hay 4 opciones, Camp Site para acampar, las Safari Tent que son cabañas grandes de lona sin baño pero con nevera y ventilador, los Huts que son cabañas de ladrillo con aire acondicionado pero con baño y cocina compartidos, no tiene utensilios para cocinar y, los Bungalows que son de construcción, no son de madera como aquí y están muy bien. Todos cuentan con lavabo con bañera o ducha, cocina equipada con utensilios y nevera, aire acondicionado y barbacoa exterior. Nosotros probamos las 3 opciones y la mejor sin duda es la última, pero si no hay disponibilidad, coged lo que haya, al final, solo vas a dormir, así que cualquiera sirve con tal de dormir dentro del parque

Si los miráis con tiempo y podéis, elegid los que están frente al río, no os arrepentiréis. Los precios van des de los 40 € los más económicos hasta los 100 € los más caros, en cualquier caso, asequibles para ser un alojamiento dentro de un parque natural lleno de fauna. ¿No creéis?

Wild Card

A parte del alojamiento, hay que pagar unas tasas para entrar al parque, son 20 €/día/adulto o 10 €/día/niños, existe también la opción que elegimos nosotros que es comprar una Wild Card. Con esta tarjeta se inlcuye la entrada al parque y a otros sitios turísticos y según los días que te quedes, te sale más a cuenta económicamente. Como curiosidad, la tarjeta física, nos llegó meses después a casa, con llevar el mail de compra, es suficiente.

viajar a sudafrica

Game Drives

Todos los alojamientos ofrecen la posibilidad de contratar Game Drives, son safaris con conductores-guías del parque que conocen mucho mejor que nosotros donde suele haber animales. Además, se hacen en las horas que más actividad tienen, así que son una muy buena opción para avistar a los habitantes del kruger.

Se pueden reservar con antelación a través de la misma web que el alojamiento o, in situ, como fue nuestro caso. 

Hay 3 opciones disponibles, el Morning (de 5h a 8h) y el Sunset (16:30h a 19:30h) que duran 3 horas y el Night que dura 2 (de 18h a 20h). En la época en que fuimos nosotros, en septiembre, el sol salía a las 6 a.m. y se ponía a las 18. Así que en el Morning y el Sunset tenías media parte a oscuras y media parte con luz. El Night es todo completamente de noche. Los vehículos con los que se hacen los Game Drives van equipados con focos y además ofrecen un par de focos de mano más, para los pasajeros. Los precios van des de los 15 € a los 20 € por persona y los niños la mitad. Todas estas opciones están disponibles para niños a partir de 6 años. También hay safaris a pie pero están restringidos a niños a partir de 12 años, así que tendremos que esperar un poquito más.

Nosotros una vez allí, quisimos aprovechar todas las horas posibles e hicimos todos los Game Drives y repetimos el Sunset cada tarde.

sudafrica con niños

Salud

Una de las principales preocupaciones para viajar a Africa sobretodo con niños es el tema de la Malaria. Lamentablemente, es el mosquito el animal que más personas mata a causa de la Malaria, así que tuvimos que informarnos bien antes de viajar a una zona de riesgo. De todo el país, la única zona donde existe riesgo a día de hoy es el Kruger, así que para el resto del país no hace falta tomar demasiadas precauciones. Por otro lado, en nuestro verano, allí es invierno, así que es la época en que menos mosquitos hay, algo a tener en cuenta a la hora de elegir las fechas del viaje. Y para el Kruger, uno de los grandes motivos del viaje, tomar todas las precauciones posibles además de valorar la posibilidad de tomar medicación para prevenir los efectos en caso de contraer la Malaria. Para tomar esta decisión, lo mejor es que solicitéis cita en Sanidad Exterior y allí os asesorarán los médicos expertos en medicina tropical.

En cuanto al botiquín, por el que nos habéis preguntado bastante por IG, la mejor noticia es que no tuvimos que abrirlo en todo el viaje, pero claro, siempre hay que llevar unos mínimos por si fueran necesarios. En nuestro caso incluía: Relec (2 botes), paracetamol, ibuprofeno, cristalmina, gasas, tiorfan, amoxicilina, suero oral, antihistamínico, flumil, termómetro, gaviscon, nolotin, biodramina, arnidol y bálsamo de tigre.

Documentación imprescindible

En cuanto a documentación, si vais con niños, es imprescindible el certificado literal de nacimiento multilingüe, se solicita en el registro y te lo mandan a casa, es gratis. También hay que llevar el carnet de conducir internacional, que se solicita en tráfico y tiene un coste de 10 €. Ojo con las fechas porque las citas, por lo menos en Barcelona no son de hoy para mañana, así que no lo dejéis para el último día… Tiene sólo 1 año de validez. Para el alquiler de coche en algunas agencias es imprescindible tarjeta de crédito, no sirve la de débito, hay que tenerlo en cuenta.

Allí todo, absolutamente todo se puede pagar con tarjeta, así que necesitareis muy poco dinero en efectivo.

Conducción

Como ya debéis saber, se conduce por la derecha y es algo que suele preocupar a los conductores. Nada más lejos de la realidad, en un ratito te acostumbras y no tiene mayor dificultad. Solo hay que prestar especial atención en las rotondas y con los intermitentes durante las primeras horas pero nada grave. En nuestra opinión, no es necesario coger un coche automático.

Por otro lado, si os encaja el precio, mejor coger un coche más grande y más alto, sobretodo para la parte del Kruger, porque son muchas horas dentro del coche, y mejor estar cómodos y porque para avistar los animales, cuanto más altos estemos, mejor visibilidad tendremos.

sudafrica con niños

Equipaje

En cuanto al equipaje, no olvidéis los prismáticos, los frontales (linternas) y un ladrón porque los enchufes no son como los de aquí y así con comprar sólo 1 adaptador, podréis enchufar varias cosas 😉

Clima

Hay que tener en cuenta que no hay cambio horario con referencia a España, obviar el jet lag se agradece bastante. En cuanto a las estaciones, van al revés que nosotros, es decir, cuando aquí es verano allí es invierno. 

Si podemos elegir las fechas del viaje, vale la pena tener en cuenta un par de cosas: en su invierno, hay menos mosquitos, menos riesgo de Malaria y, las ballenas están en la costa sudafricana aproximadamente de junio a octubre. Nosotros elegimos septiembre por ser una de las mejores épocas para disfrutar de Sudáfrica.

En cuanto al clima, en septiembre y en la zona de Ciudad del Cabo, íbamos con plumas de invierno y, en los barcos para los avistamientos, hace bastante frío. En la zona del kruger hacía calor, así que manga corta. 

viajar a sudafrica

Precauciones

Y por último, pero no por eso menos importante ¡el seguro de viaje! Nosotros tanto a Nepal como a Sudáfrica viajamos con IATI Seguros y por suerte no lo hemos tenido que utilizar. Si necesitas contratarlo, a través de este link tendrás un 5% de descuento 😉

También es recomendable inscribirse en el registro de viajeros del Ministerio del Exterior porque en caso de emergencia, sabrían donde localizarte.

¿Cómo llegar?

Des de España hay varias aerolíneas que vuelan a Sudáfrica, se pueden encontrar vuelos a partir de los 400 € aprox. Si quieres fechas exactas y pocas escalas, el precio empieza a subir. 

Una de las mejores opciones sería el vuelo nocturno Madrid –  Johannesburgo que sale de noche de Barajas y llega por la mañana a la capital de Sudáfrica. Lo que este vuelo está operado por Iberia y nosotros tuvimos un problemón con ellos, puesto que nos cobraron el mismo vuelo 4 veces y las reclamaciones duraron casi 1 año. 10 meses después de haber comprado los billetes logramos al fin, que nos devolvieran nuestro dinero, pero la experiencia, como comprenderéis, fue nefasta, así que no los podemos recomendar.

Nosotros elegimos entrar por Ciudad del Cabo y salir por Johannesburgo, ahorrándonos un vuelo interno y la pérdida de tiempo que supone.

Tened en cuenta las restricciones en cuanto al equipaje de mano en los vuelos internos. Nosotros preferimos no facturar para no perder demasiado tiempo en el aeropuerto esperando las maletas y demás. A parte del riesgo de que te la puedan perder… que ya nos ha pasado

Ruta

En cuanto a la ruta, elegimos empezar por el sur y terminar con lo mejor.

Día 1 del viaje a Sudáfrica en familia

Barcelona – Londres – Ciudad del Cabo

Día 2 del viaje a Sudáfrica en familia

Ciudad del Cabo – Gansbaai, 150 km (2h aprox)

Aterrizamos por la mañana en Ciudad del Cabo, alquilamos un coche y nos fuimos directos a Gansbaai.

sudafrica con niños

Nos alojamos en este apartamento:  Tourist Lodge Gansbaai si reservas a través de ESTE LINK tendrás 15 € de descuento y nosotros también 🙂

Por la tarde estuvimos explorando la zona, nos acercamos a la costa y pudimos ver las primeras ballenas a lo lejos… 

Por la tarde estuvimos explorando la zona, nos acercamos a la costa y pudimos ver las primeras ballenas a lo lejos… 

Día 3 del viaje a Sudáfrica en familia

Hoy era uno de los días marcados en rojo en el calendario, íbamos a cumplir uno de nuestros sueños, tener un encuentro con el gran tiburón blanco

Fue una experiencia increíble que os recomendamos 100%, ni te imaginas el verdadero tamaño de esa bestia.

Recordad coger biodramina o algo parecido, porque el barquito se mueve bastante y el mareo está asegurado.

El precio es el mismo si bajas a la jaula como si solo miras des del barco, puedes tomar la decisión en el último minuto.

Hay que tener en cuenta que el agua del océano no está transparente, está bastante turbia y cuando bajas a la jaula, sabes que está cerca pero no lo ves hasta que no lo tienes enfrente, así que la experiencia es impactante. En honor a la verdad, también os tenemos que decir que es breve, el tiburón pasa por delante de la jaula y tienes unos segundos para admirarlo, sumado a que estás aguantando la respiración y con la emoción y los nervios que supone meterse ahí dentro. Y por último, aunque bajas con neopreno, el agua está helada, el encuentro rezas para que sea breve y no te congeles antes de que te echen para que entre el siguiente en tu sitio.

De nuestro mismo grupo, hay gente que bajó a la jaula y no consiguió verlo des del agua, ya se sabe, es un animal salvaje que elige por donde nada, es cuestión de suerte.

Gansbaai – Hermanus, 44’5 km (40 min aprox)

Por la tarde nos fuimos hasta Hermanus donde también pudimos volver a ver ballenas des de la costa. Aquí estaban mucho más cerca y estuvimos un buen rato jugando a adivinar por donde saldría el chorro de agua que delataría su presencia bajo el océano.

Alojamiento Hermanus Backpackers si reservas a través de ESTE LINK tendrás 15 € de descuento y nosotros también 🙂

Día 4 del viaje a Sudáfrica en familia

Otro de los días que recordaremos para siempre.

Poder ver ballenas en libertad fue una de las experiencias más top que vivimos en Ciudad del Cabo. Verlas saltar fue MARAVILLOSO. Vimos muchas y muy cerca, vimos madres con cría, vimos como cruzaban bajo nuestro barco, las vimos saltar una y otra vez, fue increíble. Sin ninguna duda, IMPRESCINDIBLE. Aún escuchamos los audios de los vídeos y se nos pone la piel de gallina, fue tal la emoción de verlas…

Y no marea tanto como los tiburones 🙂

Hermanus – Stony Point, 50 km (45 min aprox)

La entrada es de pago (aunque tengas la wild card) y se recorre un mini sendero sobre unas pasarelas que están rodeadas de pingüinos. Es una bonita parada entre Gansbaai y Ciudad del Cabo.

Como la experiencia no nos había terminado de convencer, por la tarde nos aventuramos a buscar otras playas donde verlos sin pasarelas ni gente y ya veis, estuvimos haciendo nuevos amigos…

Fue una tarde inolvidable, observándoles, como iban llegando des de el agua hasta sus nidos. Viven en grandes colonias, así que había muchísimos.

Aquí no teníamos alojamiento reservado porque no sabíamos con exactitud donde terminaríamos parando durante el trayecto. Así que finalmente dormimos cerca de Stony Point en el hotel La Cachette.

Día 5 del viaje a Sudáfrica en familia

Stony Point + Boulders Beach (97 km, 1h 45 min aprox) + Duiker Island (32 km, 47 min aprox)

Por la mañana hicimos el tramo entre Stony Point y Boulders Beach, donde queríamos volver a ver más colonias de pingüinos en playas paradisíacas… La entrada también es de pago (pero esta está incluida en la wild card) y es el mismo sistema de pasarelas de observación.

sudafrica con niños

Luego nos fuimos directos a la isla de Duiker para ver las focas y leones marinos que viven en esta mini isla inhabitada. Está muy cerca de la ciudad de Cape Town, así que si tienes que hacer tiempo hasta la salida de tu vuelo, es una opción interesante. Hay varias agencias con ferrys que van saliendo continuamente para acercarte a ver el espectáculo de las focas. Se visitan también los restos de un barco hundido y vuelta a puerto. No es muy largo el recorrido. También existe la opción de nadar con ell@s…

Vuelo interno Ciudad del Cabo – Johannesburgo (2 h aprox)

Al llegar a Johannesburgo, alquilamos un coche y como ya era de noche, nos alojamos al lado del aeropuerto para al día siguiente salir directos al Kruger.

Hotel Africaren Budget Stay si reservas a través de ESTE LINK tendrás 15 € de descuento y nosotros también 🙂

Día 6 del viaje a Sudáfrica en familia

Johannesburgo – Kruger, 436 km (4h 45 min aprox)

Hay que tener en cuenta en qué camp se va a dormir para elegir la mejor ruta para alcanzar la puerta correspondiente antes del cierre y que te dé tiempo a llegar hasta el alojamiento. Son muy estrictos con las horas que se permite conducir dentro del parque, así que aseguraros de ir con tiempo suficiente.

Nos levantamos pronto y conducimos las casi 5 horas que separan Johannesburgo del mundialmente conocido Kruger. El trayecto es íntegro por autopista, así que es de lo más cómodo.

Al llegar hay que mostrar la wild card, las reservas del alojamiento, rellenar cuatro papeles y para dentro.

¡Empieza lo mejor!

De camino a Skukuza ya podemos observar algunos animales, incluso alguno de los famosos big five como el elefante. ¡Esto promete!

Llegamos a Skukuza y lo primero que hacemos es ir a informarnos de los game drives disponibles, no sin antes detenernos en el mapa donde cada día se actualizan los avistamientos que han habido, así puedes saber en qué zona hay más posibilidades de ver a los grandes felinos por ejemplo.

Con las ganas que tenemos de empezar a bichear, reservamos safari para esa misma noche y para la mañana siguiente. No queremos desaprovechar ni un minuto de los que estemos en el Kruger. Son muchos años soñando en compartir esta experiencia con nuestro hijo y queremos vivirla al máximo.

Nos acercamos al restaurante para comer y menuda grata sorpresa, tiene una terraza con vistas al río que está repleta de elefantes… el peque no se desengancha del borde para poder observar todo, está casi tan emocionado como nosotros. Además, este camp cuenta con parque infantil al lado de la terraza, así que es ideal para familias.

Día 7 del viaje a Sudáfrica en familia

La tónica es la misma todos los días, madrugar para salir de los primeros del camp y empezar los avistamientos lo antes posible.

En los 3 alojamientos que estuvimos hay tienda para comprar comida, así que llevábamos algo para comer a media mañana para no perder tiempo en paradas innecesarias.

Para comer normalmente sí que íbamos al restaurante de los camps y continuábamos hasta que era la hora del Sunset Game Drive, que terminamos haciéndolo cada tarde.

Y a partir de aquí, solo se trata de tener paciencia, de ir con todos los sentidos alerta y disfrutar de la experiencia que supone poder observar todos estos animales en libertad, para nosotros es de las mejores cosas que se pueden hacer viajando.

Alojamiento: Skukuza

Día 8 del viaje a Sudáfrica en familia

Morning Game Drive

Sunset Game Drive

Alojamiento: Lower Sabie

Día 9 del viaje a Sudáfrica en familia

Sunset Game Drive

Alojamiento: Satara

Día 10 del viaje a Sudáfrica en familia

Sunset Game Drive

Alojamiento: Satara

Día 11 del viaje a Sudáfrica en familia

Sunset Game Drive

Para la última noche no habíamos reservado alojamiento, pensábamos dormir a medio camino entre el Kruger y Johannesburgo pero una vez allí, no pudimos resistirnos a alargar una noche más dentro del parque y reservamos una noche más in situ. Fue pura suerte, porque por la mañana no había ningún sitio disponible, pero paramos a comer en Lower Sabie y afortunadamente había habido una cancelación y pudimos dormir en uno de los mejores camps y hacer la despedida por todo lo alto. Cenamos en su preciosa terraza y hasta vinieron unas hienas a amenizar la velada.

Alojamiento: Lower Sabie

Día 12 del viaje a Sudáfrica en familia

Era el último día, eramos conscientes de que estábamos a punto de despertarnos de este hermoso sueño que estábamos haciendo realidad. Así que madrugamos igual que todos los días y nos fuimos a ver salir el sol des de la terraza del magnífico Lower Sabie. No queríamos irnos.

Desayunos tranquilamente e hicimos los últimos kilómetros dentro del parque. Nos fuimos despidiendo de cada rincón y observando cada lugar que nos había regalado algún avistamiento durante los últimas 6 noches.

Eramos conscientes de lo afortunados que éramos y solo podíamos agradecer la experiencia tan bestial que habíamos vivido en familia.

Y por supuesto, reafirmarnos en nuestra voluntad de volver. De desear volver por encima de todo. No podemos remediarlo, nos encanta, nos fascina poder observar la vida animal.

Kruger – Johannesburgo, 438 km (4h 15 min)

Vuelo Johannesburgo – Madrid – Barcelona

Día 13 del viaje a Sudáfrica en familia

Barcelona

Somos una familia con un niño de 5 años y una perrita que adora bañarse.
Nos encanta salir en furgo, el contacto con la naturaleza y descubrir juntos tierras lejanas... ¿nos acompañas?

2 pensamientos en “Sudáfrica en familia, una experiencia salvaje inolvidable

  1. Está super detallado, ¡gracias! Nos viene genial porque nosotros también haremos 12 días, al final 2 noches en Pretoriuskop, 1 en Malelane, 1 en Satara y 3 en Skukuza (en lowerSabie no quedaba nada, algo normal si lo planeas con menos de 1 mes de antelación!)

    Seguirmos vuestros pasos en CapeTown!

    1. Celebramos que os pueda servir 🤗 7 noches dentro del Kruger está genial, no dejéis de parar en Lower Sabie aunque sea a comer, la terraza sobre el río es pura magia y no desistáis en preguntar si ha habido alguna cancelación porque las hay
      Deseando veros por ahí y revivirlo de nuevo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.