Venecia en familia, 4 días en la ciudad de los canales

Categorías Europa, Italia, Viajes

Esta vez hemos cambiado la furgo por el avión; y el destino elegido para estrenarse en el aire ha sido la bella y mágica Venecia, en Italia.

Era la primera vez que el bebe volaba y estaba entusiasmado. A punto de hacer 3 años, ya entiende todo lo que le explicamos; racionalmente era consciente de lo que pasaría, a pesar de que al ser la primera vez, no se podía imaginar como sería realmente la experiencia.

RialtoDeNit

Antes del viaje a Venecia, habíamos cogido algunos cuentos de la biblioteca para poderle anticipar todo lo que iría pasando para facilitarle la adaptación; y para el durante, cogimos un cuento de Elmer, ceras para pintar, pegatinas y un par de coches.

Los padres teníamos muchas ganas, nos hemos reprimido durante mucho tiempo pero no lo podemos evitar, nos encanta volar y conocer tierras lejanas…

Día 1 del viaje a Venecia en familia

La aventura empezó el viernes 8 de abril; bien pronto, el abuelo nos acompañó al aeropuerto, como no teníamos que facturar, directos hacia el control y hacia la puerta correspondiente.

Preferiblemente siempre volamos sin facturar el equipaje para evitar los ratos de espera para recoger las maletas y la posibilidad de perdida.

Aprovechamos para desayunar mientras el bebe tiraba los coches por el tobogán del mini parque que había junto a la puerta de embarque.

Una vez había subido la mayoría de gente, entramos nosotros, de este modo es subir y despegar, evitando esperas inútiles en un espacio tan reducido.

Venèciaambnens.jpg

El bebe ni se inmutó durante el despegue, mamó un poco y se durmió… un vuelo muy plácido. Cuando volvió a abrir los ojos ya estábamos sobrevolando Italia y aterrizábamos en pocos minutos en el aeropuerto de Venecia Treviso.

Como era casi mediodía, preferimos llegar a la ciudad de Treviso en bus y comer algo; antes de coger el tren hasta la estación de Santa Lucía, ya en la isla de Venecia.

Yendo con el bebe escogimos cambiar de vehículo y que se pudiera explayar un poco entre el avión y el tren. En vez de coger el bus directo a Venecia y volver a atarle a un asiento más de una hora con la barriga vacía.

Así que a primera hora de la tarde salíamos del tren expectantes para ver qué nos depararía esta mágica ciudad… Lo primero que ves al bajar del tren es esto:

20160408_155540.jpg

Así que la primera impresión fue buenísima. Nos miramos y reconocimos en los ojos del otro la emoción de descubrir juntos un nuevo lugar fascinante.

Solo pudimos articular dos palabras: me encanta y gracias.

Era hora de probar un nuevo vehículo, el vaporetto, los autobuses acuáticos de Venecia. Así que compramos el caro billete (7’5 €), nos instalamos en la parte posterior descubierta y empezamos a navegar por el Gran Canal. Qué bienvenida, no podíamos parar de mirar a lado y lado y cada detalle nos parecía más cautivador. Estábamos radiantes.

Veneciaconninos.jpg

Después de pasar por debajo del puente más antiguo y famoso, el puente de Rialto y del puente de la Academia; bajamos en la parada de Giglio, a 2 minutos de nuestro alojamiento.

El hotel no era nada espectacular, pero la ubicación era magnífica, a menos de 5 minutos de San Marco; y por lo cara que es Venecia, a un precio basta razonable (72 € la habitación doble con baño).

Veneciaconniños.jpg

Después de hacer el check in y descargar las mochilas, fuimos hasta la famosa plaza San Marco. Vimos la basílica, el palacio Durcal, el león alado insignia de la ciudad, el puente de los suspiros… Y estuvimos paseando junto al mar con San Giorgio Maggiore de fondo hasta que decidimos perdernos entre los callejones y canales del barrio de Castello.

Cada canal esconde un detalle precioso para admirar, podrías estar todo el rato haciendo fotos; suerte que los niños solo viven el aquí y ahora y te hace ser consciente de vivirlo y dejarte de tantas fotos.

Venecia con ninos.jpg

Día 2 del viaje a Venecia en familia

El sábado por la mañana todavía con un poco de lluvia salimos sin planificar el destino, solo con la intención de perdernos entre canales. Descubrimos el mercado de Rialto, rodeado de gaviotas que buscaban restos de comida. Seguimos paseando por el barrio de San Polo y disfrutando de la ciudad, de sus tradiciones y misterios y de su gastronomía. Para una familia adicta a la pizza, es un auténtico paraíso. El bebe aprendió enseguida a decir gelato 😉 y sí, este fue nuestro menú diario, pizza y helado, helado y pizza.

Venecia amb nens.jpg

Por la tarde fuimos a patear por el barrio de Dorsoduro que nos gustó mucho; los espacios eran más amplios y se notaba más la esencia de barrio a pesar de la cantidad de turistas que atrae una ciudad tan especial como Venecia.

Venecia con peques.jpg

Día 3 del viaje a Venecia en familia

El domingo queríamos ir a la isla de Burano; Nos levantamos con un sol espléndido así que salimos temprano del hotel y dando un paseo fuimos subiendo para ir a Fondamente Nove; Al final nos dejamos llevar por la marea de gente y acabamos en la estación de tren, así que descubrimos el barrio de Cannaregio.

Venezia con ninos

Finalmente llegamos a Fondamente Nove donde cogimos el vaporetto que en 45 minutos nos acercaría a Burano, la isla de las casas de colores.

Burano con niños.jpg

Dimos una agradable paseo por la pequeña isla para descubrir las casitas de colores que la habitan, algo más de pizza y vaporetto de vuelta hacia Venecia.

Por la tarde nos acercamos hasta el Squero di San Trovaso, donde se puede apreciar como se reparan las góndolas y despedir el día con la puesta de sol en el paseo de Zattere.

Venecia amb infants.jpg

Ya de noche, volvimos a la zona de Rialto, donde hemos comido la mejor pizza, para repetir.

Venice.jpg

Día 4 del viaje a Venecia en familia

El lunes después de hacer las mochilas, fuimos andando tranquilamente desde el hotel hasta la ferrovia, exprimiendo los últimos minutos e intentando retener tanta belleza en la memoria. Como no, paradita para la última porción de pizza, tren, bus y avión. Llegamos con el tiempo muy justo, faltaba menos de media hora para el despegue.

Venecia amb fills.jpg

El vuelo de vuelta fue igual de plácido que el de ida, teta y siesta; a pesar de que esta vez tuvimos que despertar al peque porque ya habíamos pisado tierras catalanas y seguía atrapado por Morfeo.

Una vez en Barcelona, tocaba recoger a Lüa de sus vacaciones particulares… Esta vez no nos ha podido acompañar físicamente pero la hemos tenido muy presente.

Somos una familia con un niño de 7 años y una perrita que adora bañarse.
Nos encanta salir en furgo, el contacto con la naturaleza y descubrir juntos tierras lejanas... ¿nos acompañas?

0 pensamientos en “Venecia en familia, 4 días en la ciudad de los canales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.